Contagios por COVID-19 mantienen un comportamiento a la baja